Medicine At Midnight de Foo Fighters

La música funciona como un excelente paliativo en medio de tiempos adversos, los días y las noches pueden pasarse con nuestra música favorita de fondo. En esta ocasión Foo Fighters llega para hacernos compañía con su décimo álbum de estudio Medicine At Midnight, para seguirnos musicalizando la vida y de alguna forma celebrar el sentirnos vivos a través de esos potentes riffs y la poderosa voz de Dave Grohl. 

Más de 25 años de carrera y muchos éxitos respaldan a la banda originaria de Seattle, que en cada entrega demuestra sonidos memorables y emociones al borde del límite. A pesar de los cambios repentinos de planes en el lanzamiento de su nuevo álbum, no dejaron ir la oportunidad para publicar su décimo trabajo de estudio, mismo que en un principio se planeaba lanzar en simultáneo con el regreso de la banda a los escenarios; sin embargo, dicha estrategia tuvo que ser modificada por tristes y obvias razones.

Los Foo Fighters se volvieron a colgar los instrumentos

Previo al lanzamiento del álbum, los Foo Fighters lanzaron tres sencillos que nos anticiparon un poco de lo que estábamos por escuchar. Primeramente liberaron “Shame Shame” el 7 de noviembre del año pasado, posteriormente “No Son of Mine” el 1 de enero y por último el 14 de enero “Waiting on a War”, para finalmente dar a conocer Medicine At Midnight, una colección de nueve canciones que deja buenas sensaciones de rock. Todo esto a través de RCA Records.

Un álbum lleno de energía que abre con “Making A Fire”, una canción que como prólogo funciona muy bien, gracias a ese característico coro y al juego de guitarras que suben y bajan de forma gradual. Inmediatamente nos encontramos con “Shame Shame”, el primer sencillo de dicho álbum, un corte que nos ayuda a bajar de la locura provocada por “Making A Fire”, y que al mismo tiempo nos invita a cantar los coros junto con Dave.

“Cloudspotter”’, es la tercera canción que conforma el décimo trabajo de estudio de los Foo, una rola que de nuevo nos hace cantar con Dave esos coros pegadizos, y que nos recuerda por momentos el sonido de la banda en sus inicios, frenéticos y enérgicos. Como si se tratara del medio tiempo de un partido de futbol, llega “Waiting On A War”, una balada que nos hace aterrizar en tranquilidad, pero solo por un momento, ya que la canción en su último minuto crece progresivamente en poder a través de un acelerado final.

En “Medicine At Midnight” nos encontramos con un tema que tiene de todo, tranquilidad, sobriedad y momentos álgidos, emocionantes e inspiradores. Sin duda es un corte que contagia energía a través de la voz de Grohl y todo ese espectacular background muy bien ejecutado de forma instrumental y por supuesto los coros.

Es este preciso momento en que la batería y la guitarra suenan con mucha vida y donde cada acorde es digno de admirar y disfrutar. Foo Fighters en la quinta canción de su más reciente álbum nos acaba de regalar quizá su más reciente hit.

“No Son Of Mine” de nueva cuenta nos hace regresar unos años atrás, a la propuesta y a los sonidos característicos de Foo Fighters, rock, energía y desenfreno. Un homenaje a Motörhead, una receta que contiene los ingredientes clásicos de la banda de Seattle.

Si de casualidad te quedaste con ganas de más, no te preocupes que ya llegó “Holding Poison” una canción con acordes elegantes y detalles que de nueva cuenta nos envuelven en una atmósfera rockera y al mismo tiempo relajada.

Como cuando la fiesta está por terminar, y llegan esos momentos necesarios de tranquilidad después de tanta energía y euforia, así es como suena la majestuosa “Chasing Birds”, que al mismo tiempo transmite alivio con un sabor a John Lennon a través de una esperanzadora melodía que es digna de escuchar más de una vez, pieza que termina con una excelente ejecución de guitarra.

¿Por qué es tan especial ‘Medicine at Midnight’?

Por último y para cerrar Medicine at Midnight, nos encontramos con “Love Dies Young” para aquellos aferrados al rock y a la energía, Foo Fighters nos regala un cierre que nos deja satisfechos, y que sin dudas nos resume un poco de lo que fue todo el disco. Coros pegadizos, ejecuciones elegantes, guitarras enérgicas, una batería destacable y atmósferas esperanzadoras. Su fórmula sigue funcionando, sigue emocionando, sigue motivando, en términos generales sigue viva.

25 años después y 10 discos en su haber, Dave Grohl y compañía demuestran que siguen vigentes, que la transmisión de emociones a través de su música sigue existiendo y que a su vez nos contagian de querer más y más de esta vida, que aunque no es la que probablemente quisiéramos vivir, es la que tenemos y la oportunidad de disfrutarla se diluye día tras día sin darnos cuenta.

Es por eso que para todo momento una dosis de rock siempre nos vendrá bien y más por la situación tan difícil a la que nos estamos enfrentando. A nadie le cae mal un poco de música nueva y más si es de los Foo Fighters. 

Fuente:
Sopitas

What's your reaction?
3cool0bad0lol0sad

Add Your Comment

By AltaDosis.com © 2021. All rights reserved.

By AltaDosis.com © 2021. All rights reserved.